NOTICIAS ATGQ

DRY FIRE – ENTRENAMIENTO EN SECO

¿Qué es el entrenamiento en seco? Para aquellos de ustedes que son nuevos en el tiro deportivo, el concepto de entrenamiento en seco, es entrenar o practicar con un arma de fuego real, pero sin munición real. Dicha práctica se puede realizar en la comodidad y privacidad de tu casa. No es necesario ir al polígono.

La razón por la que el entrenamiento en seco es tan importante es porque si solo disparas con munición real, estás entrenando tus manos para un control deficiente del gatillo. Verás, cada vez que disparas, el retroceso del arma empuja hacia atrás tus manos.  La fuerza del retroceso hace que el extremo de la boca de la pistola se eleve momentáneamente hasta que tus manos contrarresten con resistencia hacia abajo, lo que hace que la boca de la pistola vuelva a alinearse con el blanco.

Si esta es la única práctica que haces con tus manos, las estás entrenando para proporcionar automáticamente esa resistencia física hacia abajo cada vez que aprietes el gatillo. Esta reacción fisiológica se programa en el cerebro y ocurre automáticamente sin esfuerzo consciente.

Cuando haces esto, pegarás afuera del blanco.

Cuando disparas en seco, no hay retroceso, por lo que puedes entrenar tus manos para realizar una presión suave del gatillo sin desviar la vista del blanco.

Aparte de la razón importante que acabamos de discutir, hay muchos otros beneficios del entrenamiento en seco.  En primer lugar, disparar es una habilidad perecedera. Si no practicas con regularidad, tus habilidades de tiro disminuirán.

En ciertas situaciones, debes poder reaccionar instintivamente, y ese instinto se desarrolla a través de mucha práctica. Pero disponer del tiempo para ir al polígono y la munición cuestan dinero, por lo que el entrenamiento en seco te permite practicar casi todos los pasos y componentes del tiro sin gastar tiempo ni dinero. Al implementar un régimen de entrenamiento en seco, podés practicar con mucha más frecuencia y comodidad.

La práctica frecuente y muchas repeticiones reforzarán, mantendrán y mejorarán:

Habilidades generales de tiro y hábitos de seguridad.

Fundamentos de tiro (agarre, extensión, postura, apuntar, control del gatillo, control de retención, control de la respiración, etc)

Ejercitar los músculos de los hombros, brazos y manos, necesarios para un agarre firme

Coordinación mano-ojo

Concentración y músculos oculares

Un desenfunde adecuado.

Adquisición rápida de blancos

Memoria muscular