NOTICIAS ATGQ

Entrenamiento en seco

Desde el punto de vista técnico y de la seguridad en el manejo de las armas, resulta de primordial interés el entrenamiento del desenfunde y enfunde del arma, así como la manipulación durante el resto de posibles maniobras. La mejor forma de entrenarlas es en seco.

Es recomendable que entrenemos en seco las maniobras de desenfunde, encare, resolución de interrupciones, recargas y enfunde. El entrenamiento en seco aporta un amplio conocimiento de cómo funciona el arma y como adquirir un manejo seguro de la misma. Esto aporta al tirador seguridad y confianza en sí mismo.

Es conveniente que esta clase de entrenamiento sea periódico. Esto reportará muchísima soltura y eficacia en las manipulaciones del arma. Sumará seguridad. Todo lo anterior conducirá al tirador a crear hábitos, habilidades dactilares y memoria muscular. El cerebro tiene la habilidad, junto con el sistema nervioso, de generar hábitos musculares que ayuden al cuerpo a no estar pensando, continuamente, cada movimiento que debe hacer. Todos tenemos memoria muscular y la usamos sin ser conscientes de ello.

La memoria muscular permitirá realizar todas las operaciones en seco con total seguridad, rapidez y eficacia, lo que, posteriormente, será usado con fuego real.

Para ejecutar este tipo de entrenamiento no se precisa de instalaciones especiales concretas. Únicamente es necesario que el tirador se halle en un lugar en el que se encuentre solo o acompañado de personas que estén previamente advertidas de que el arma que se va a utilizar está vacía o es inerte.

Para entrenar en seco la acción de presionar el disparador, o las maniobras de alimentar la recámara o incluso el vaciado de la misma, solventar interrupciones, municionar cargadores, realizar cambios de cargadores, etc., se deben emplear cartuchos inertes.