NOTICIAS ATGQ

John Moses Browning

Al tratar el apasionante mundo de las armas en general, su cronología nos remite invariablemente a los orígenes de las armas modernas, y en ese interesante génesis de entre tantos nombres importantes, uno en especial destaca sobre todos ellos, y ese es John Moses Browning. 

Igual de admirable que sus creaciones fue su vida, nació en Ogden, Utah; el 23 de Enero de 1855, hijo de un conocido armero y herrero en sus principios, Jonathan Browning, quien cabe señalar, poseía tres esposas, como buen mormón que era. Compartió su infancia con sus 21 hermanos. Browning pertenecía a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y sirvió en una misión en Georgia desde el 28 de marzo de 1887.

Su padre, Jonathan Browning, fue uno de los mormones pioneros en el éxodo masivo de Nauvoo, Illinois a Utah, donde en 1852, instaló un comercio para la reparación de armas en la localidad de Ogden. John Moses trabajó en el negocio de su padre y a la edad de 23 años, registró su primera patente, relativa al “J.M. Browning Single Shot Rifle”. La misma consistía en un fusil monotiro con obturador de corredera y movimiento vertical. El arma era un modelo robusto y simple basado en un mecanismo de percusión que lo hacia más duradero y más seguro, cualidades que caracterizaron desde la primera hasta la ultima de las armas de Moses Browning.


En esa misma época, Browning se casó con Rachel Teresa Chile quien sería su mujer el resto de su vida. También creó su propio sistema de fabricación lo que le facilitó producir sus propias armas. Gracias a la actividad de su padre, la cercanía con las armas siempre estuvo presente en su desarrollo, y esto despertó en John Moses la inquietud para un entendimiento avanzado sobre el mecanismo de las armas de aquella época, llegando a conocer perfectamente cada una de sus partes, incluso antes de haber aprendido a leer. Moses nunca fue a la escuela, ya que en su pueblo, en Ogden, no la había, por lo que el joven Browning aprendio a leer gracias a la única lectura permitida por la férrea doctrina mormona, la Biblia. Logró con el ingenio propio de la juventud, a sus escasos 13 años de edad, el diseño de su primer arma, aunque ésta nunca fue patentada.

Poco antes de morir, su padre le cedió el comercio, y el joven Browning en sociedad con su hermano Matt, y con menos de mil dólares en el banco transformó el modesto comercio en una fábrica de armas que daba empleo a siete personas. Pero desde el comienzo, el negocio situado lejos de cualquier centro urbano y por tanto sin una clientela propia y desprovisto de capital, subsistía a duras penas. Hasta que un día la suerte se encargo de dar a conocer al inventor.

Un representante de la firma Winchester hizo llegar a su director un arma hecha por los hermanos Browning, arma que había localizado en otro estado y que había comprado a su propietario; cuya concepción le había parecido interesante.

Al ver el hallazgo, el director de Winchester, sin pensarlo dos veces, emprendió un viaje de 6 días hacia el salvaje Oeste, a fin de reunirse con los hermanos Browning. Se quedó estupefacto al descubrir que los autores eran dos jóvenes de poco mas de veinte años instalados en un taller de campo; pero fue lo bastante sagaz como para ir más allá de las apariencias y concluir con ellos una serie de acuerdos comerciales que se prolongarían durante varias décadas.


Con el paso del tiempo, Browning concedió licencias a varios fabricantes para un sin fin de invenciones que había puesto a punto. En 1897, fue otro director comercial con gran olfato, esta vez venido desde la Fábrica Nacional de Armas de Guerra de Herstal, el que observó una pistola 7.65 Browning con mecanismo de cierre original.

La FN obtuvo la licencia de fabricación y ello supuso el comienzo de una colaboración ininterrumpida entre el inventor instalado en las orillas del Gran Lago Salado y la fábrica situada al borde del Mosa.

No es exagerado afirmar que en el ámbito de las armas de fuego, Browning lo ha inventado todo. La influencia de sus diseños en la actualidad rebasa las barreras de épocas y circunstancias ya que si bien sus inicios fueron con armas largas, su legado ha tocado una amplia variedad de armas largas, cortas, semiautomáticas, automáticas, ametralladoras y prácticamente de cualquier tipo de arma deportiva y de defensa; algunas de las cuales las logró en colaboración con firmas importantes como Colt y Remington.


Así podríamos hablar de sus más de 128 patentes de armas, o mencionar algunas como la codiciada pistola automática Browning 7.65mm con su innovador mecanismo de cierre; su primer ametralladora operada a gas, la Colt Browning M1895, la Browning M2, el fusil BAR , la escopeta semiautomática Auto 5, o los que ya fabricados en la planta de Connecticut, llevarían la marca Winchester, como el 1897 en sus variantes monotiro y palanca.

Pero, sin duda alguna, su popularidad a nivel mundial se deban a las pistolas semiautomáticas Colt 1911 y FN G.P. ó HP 9mm , las cuales han alcanzado un éxito sin precedentes. Con respecto a ésta última podemos decir que se han llegado a fabricar más de 10 millones de unidades. Desde 1907 fue adoptada por la mayoría de las fuerzas del orden público y de los ejércitos de todo el mundo (resultados parecidos aunque con una mayor producción, obtuvo la Colt 1911). Por otro lado, el nombre de Browning se ha convertido en el nombre genérico para designar este tipo de pistola. 

El 26 de noviembre de 1926, mientras trabajaba en el diseño de una pistola semiautomática para FN Herstal en Lieja, murió de un ataque al corazón en la oficina de su hijo, Val A. Browning. La pistola en calibre 9mm en la que estaba trabajando fue completada en 1935 por el diseñador belga Dieudonne Saive,se trata nada más y nada menos que de la famosa Browning Hi-Power comercializada como la FN GP35.

Semejante éxito no podría ser enmarcado mejor que con el gran carácter que se forjó, y que quedó demostrada cuando por su verticalidad de pensamientos rechazó un título honorario de una prestigiosa universidad, argumentando que no podía recibir nada por lo que no hubiera trabajado para conseguirlo.

A lo largo de su vida, Browning diseñó armas para su propia compañía, así como para Winchester, Colt, Remington, Savage, y Fabrique Nationale de Bélgica. En 1977, FN adquirió la Browning Arms Company la cual se había creado en 1927, un año después de su muerte. No obstante su herencia material la disfrutamos todos ya que sus invenciones están vigentes aún en las armas que actualmente hacen eco en los eventos deportivos y cinegéticos en todo el mundo.